El día que este país comprenda que un maestro un médico un bombero son más importantes que un futbolista igual hay salvación